¡Parmigiana de Calabaza!

En La Cocina de Villanova volvemos con nuestro blog, después de una pausa veraniega que ha durado más de la cuenta. El verano ha sido largo e intenso y no nos ha dejado tiempo para  poder escribir, así que ahora volvemos y los hacemos con una receta que estamos seguros de que os gustará!

Una receta que nace gracias a una cita semanal con otras 3 bloggers, las #FoosePerIlFoodRoba da natti, Fintzas a coi y Giorgia Antoni, con ellas nos reunimos digitalmente desde hace más de 8 meses para compartir a través de las redes sociales (Facebook e Instagram) las fotos de las recetas que escogemos en base a: la temporada, los deseos personales o, por qué no decirlo, lo que tenemos en la nevera ;). Cada una lo hace desde su punto de vista, su forma de entender la cocina y la fotografía gastronómica y de esta cita semanal nacen muchas recetas interesantes, a veces inesperadas, como la que os explicamos hoy.

Cuando se propuso hacer una versión de calabaza de la Parmigiana, tipicamente con las berenjenas, la verdad es que no nos convencía mucho. La idea de mezclar salsa de tomate con calabaza no parecía funcionar mucho, pero solo hizo falta hacer algún pequeño cambio para que la receta fuera un éxito total. Ahi va la nuestra:

Ingredientes para 2 personas: 300g de calabaza cortada en láminas finas, 1 burrata pequeña (200g), 100g de tomates secos en aceite, Parmesano rallado, 2/4 hojas de pasta fillo (dependiendo de la medida de las hojas), harina, aceite y sal.

Preparación: Cortamos la calabaza en láminas finas (unos 3 milímetros) y las enharinamos ligeramente, la mejor manera es ponerlas dentro de una bolsa de plástico, añadir una cucharada de harina y, asegurándonos de que la bolsa esté bien cerrada, agitamos unos segundos hasta que todas las láminas estén cubiertas de harina.

Una vez que tengamos la calabaza enharinada la colocamos en una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal con un poco de aceite, añadimos un chorrito de aceite y una pizca de sal sobre la calabaza y la horneamos a 150 °C, durante 15/20 minutos, o hasta que esté hecha. Tenemos que cocer la calabaza consiguiendo que esté tierna, es importante que no se seque!

Mientras tanto preparamos el resto de los ingredientes: secamos bien los tomates para eliminar el exceso de aceite, los picamos bien con un cuchillo y los reservamos. Cortamos la burrata a láminas gruesas y la reservamos. Por último si tenemos el Parmesano entero, rallamos una buena cantidad y lo reservamos.

Una vez que la calabaza está lista solo nos queda montar nuestra “parmigiana”. En una superficie limpia o una bandeja de horno cubierta con papel vegetal ponemos una hoja de masa fillo y, con ayuda de un pincel de cocina, pintamos toda la superficie con aceite y cubrimos con otra hoja. En nuestro caso la hoja de fillo era muy grande y la hemos doblado por la mitad. Recordad que la masa fillo es muy delicada así que es importante seguir las instrucciones del paquete para conservar la masa de la mejor manera!

En el centro de nuestras hojas de fillo empezamos poniendo unas cinco o seis láminas de calabaza, creando una especie de rectángulo de unos 15×5 cm, encima añadimos dos láminas de burrata, abundante tomate seco y por último cubrimos con abundante Parmesano. Repetimos todos los niveles una segunda vez.

Para cerrar nuestro “saquito” empezamos por los lados más cortos que plegamos sobre si mismos para evitar que el relleno no salga por los lados, después tomamos una de las partes largas y cubrimos totalmente el rectángulo y, aguantando bien con las manos, lo enrollamos sobre si mismo hasta que quede completamente cerrado. Antes de cerrar usamos el pincel para añadir un poco de aceite para sellar el saquito. Tranquilos es más fácil hacerlo que explicarlo :)!

Una vez que esté completamente cerrado, pintamos con aceite toda la superficie del saquito y añadimos un poco de Parmesano por toda la superficie. Repetimos todo el proceso para crear el segundo saquito de “parmigiana” y cuando los tengamos listos los horneamos unos 15 minutos a 180 °C. Cuando veamos que estén completamente dorados, estarán listos!

Ahora solo tenemos que cortar para ver el relleno de nuestras Parmigiana de Calabaza!

Es cierto que no es exactamente una parmigiana en su versión tradicional, pero es nuestra forma de ver esta receta! Habría que probar esta versión pero usando las berenjenas en lugar de la calabaza, quién sabe, quizás sale tan rico como con la calabaza… tendremos que probar!

¿Qué os parece? ¿Os gusta?

Recordad que si queréis ver diferentes versiones de una receta, cada Miércoles las #FoosePerIlFood publicamos en Facebook e Instagram todas nuestras recetas!

¡Feliz semana!

RICEVI LE NOTIFICHE DEI NOSTRI POST. ISCRIVITI QUI

Leave a Reply